Categorías
Ciudadano Social

Municipio de Guayaquil rindió el jueves 11 de abril homenaje a pintor y escultor Theo Constante con inauguración de Plaza ...

La mañana del jueves 11 de abril en un parque ubicado en la esquina de las avenidas José María Egas e Isidro Ayora, al norte de la ciudad, en la ciudadela Sauces 7, el Municipio de Guayaquil rindió homenaje al maestro, pintor, muralista y escultor Theo Constante Parra, quien falleció hace cinco años en el año 2014, pero a lo largo de los años y como parte de la historia, ha dejado un enorme legado a la ciudad que lo vio nacer.

Y sobre este hijo preclaro de la urbe porteña, la presidenta de la Comisión para la Calificación de Erección de Monumentos y Denominación de Calles, Plazas y Otros Lugares Públicos, concejala Luzmila Nicolalde, fue la encargada de organizar el evento donde se develó el monumento a Theo Constante y donde se colocó su nombre a ese parque que se transformó en Plaza.

Una plaza cultural que se llenó con familiares, artistas, ex compañeros del colegio Vicente Rocafuerte, alumnos del plantel y hasta vecinos del barrio Orellana donde nació, creció y cultivó decenas de amistades que después de cinco años de ausencia aún añoran su presencia. Y fue la misma Luzmila Nicolalde quien abrió el acto para exaltar la figura de quien transformó el arte con sus manos y durante algunos años fue el máximo exponente de la plástica ecuatoriana dejando en alto el nombre de Guayaquil y Ecuador.
El director de Cultura, Melvin Hoyos, quien fue uno de sus discípulos en la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Guayaquil, pero quien logró admirarlo desde niño por su cercanía y logró coincidir en el camino del arte, la literatura y la cultura, lo resaltó como quien no solo enseñó apreciar el arte, sino también los valores “porque fue un ser excepcional, humanista; mi maestro, mi amigo y mi guía”.
Hoyos destacó que Theo Constante “pintaba con témperas, acuarelas o al óleo y así trascendió más allá del artista plástico y el homenaje que le ofrece el Municipio de Guayaquil es de enorme justicia que realza su imagen como ejemplo para las futuras generaciones”.

La hija de Theo Constante, Hellen quien heredó el arte de pintar y esculpir, agradeció a nombre de la familia al alcalde Jaime Nebot, a la concejala Luzmila Nicolalde y su equipo de trabajo por el homenaje que rindieron a su padre y dijo sentir una admiración infinita a su progenitor y aspira llegar a ser como él: una Constante.
El develizamiento de la figura del escultor Theo Constante estuvo a cargo de la vicealcaldesa de Guayaquil, Doménica Tabacchi, y de Hellen, quien fue la encargada de elaborar el monumento de 1,90 metros en fibra de vidrio y patina de bronce envejecido.
La vicealcaldesa Tabacchi cerró el acto destacando el aporte que hizo Theo Constante a la pintura ecuatoriana y el legado artístico que deja con sus obras. En el evento participaron el coro de la Orquesta Sinfónica de la Unidad Educativa República de Francia y la Banda de la Policía Metropolitana.