Categorías
Social

Alcaldesa entregó sillas de ruedas posturales a niños con discapacidad severa

En el Centro de Desarrollo de Habilidades Valientes, la alcaldesa de Guayaquil, Dra. Cynthia Viteri, entregó las primeras 12 de 200 sillas de ruedas posturales para niños y adultos con parálisis cerebral y otras discapacidades severas. Además dispuso a la directora de Inclusión Social, Ximena Gilbert, que se compren 5.000 sillas de ruedas posturales más para los ciudadanos que las necesiten.

Entre los beneficiarios se encuentran niños, adolescentes y adultos con discapacidad que reciben terapias en el Centro Valientes. Aunque otros beneficiarios solicitaron las sillas posturales a través la Ventanilla Universal Municipal.

Las sillas son reclinables y ayudan a mantener firmes a los usuarios, sin el riesgo de caerse. Cada una cuesta cerca de USD 700.

La Dirección de Inclusión Social entregó pañales, pañitos húmedos y suplementos alimenticios a los niños con discapacidad que, junto a sus padres, estuvieron presentes en el acto simbólico de entrega.

En el evento la alcaldesa estuvo acompañada por los concejales Jorge Rodríguez, Cinthia García y Nelly Pullas.

“Adicionalmente hemos firmado un convenio con el Instituto de Neurociencias: ellos tendrán gratuitamente encefalograma, atención neurológica, medicina psiquiátrica, psicólogos, pañales, colchones y almohadas antiescaras y todo lo que necesitan para afrontar la condición en la que viven”, anunció la alcaldesa.

Gilbert contó que las madres llegaban al centro Valientes con sus hijos en brazos porque no tenían cómo movilizarlos o improvisaban coches para bebés. “Estas sillas mejoran su postura, en el caso de los más pequeños evita que su columna se siga desviando y eso les ayuda en la parte terapéutica. Esto no solo es una silla, significa una mejor calidad de vida”, explicó.

Mercedes Morales es madre de Mathew, un niño de tres años con hidrocefalia. Ella, a nombre de los beneficiarios, explicó que ellos no podían comprar las sillas porque son personas de escasos recursos. “Me siento muy agradecida y bendecida porque mi hijo y los otros niños tienen sus sillas. Que el Señor la bendiga y que todos sigamos adelante”, expresó la mujer.

Al mes, Valientes atiende a cerca de 1.000 niños, adolescentes y adultos con discapacidad con terapias, clases de desarrollo artístico y el servicio de Psicología para tratar ansiedad y depresión.